28 de febrero de 2014

Dress for success

La cuestión del estilo y de que es lo correcto en el vestir es un tema que polariza tanto las opiniones como la religión, la política o la bisexualidad. Unos le dan el si al color y a las estampas, otros se esmeran en el negro total, y otros son simplemente esclavos de las vidrieras de consumo masivo. ¿Quién tiene la verdad? 

Naufragado en Facebook encontré fotos de gente que asistió al evento de la moda nacional: el BAF Week (por las dudas: semana de la moda oficial argentina, se hace cada 6 meses en la Rural). 

Motivados quizás por la esperanza de ser capturados por el ojo hambriento de los Coolhunters, estos jóvenes desprejuiciados desfilaron por la pasarela de la vida sin medir consecuencias. Cada uno con su estilo, cada uno con su look. ¿Son cancheros, modernos y personales o deberían arder en el infierno? 

Mi objetivo es indagar un poco más allá. Analicemos entonces algunos porqués. 

- El promedio de edad de los occisos ronda los veinti pocos. A esa edad poco te importa nada. Unos años después ves las fotos y suspirás con nostalgia. En ese momento solo querías ser visto. 

- El evento en si es un collage de estilos, como una especie de Halloween donde todo está permitido. Let it be sería el leit motiv. 

- Las curvas y contracurvas de cada uno. Muchas veces veo fotos de modelos divinas con prendas que no dicen nada y son elevadas al olimpo del estilo. ¡Es la percha! Pero si lo mismo es extrapolado a una señorita un poco más baja y compacta todo se ve ...menos cool. Así cualquiera.

- Por último, seamos conscientes de lo que cuesta vestirse hoy en día. La última vez que fuiste a comprar ropa, ¿no saliste ejectado por la puerta con palpitaciones? Lo que modelan esto acá mis borregos fashionistas es ropa vintage, prendas hechas por ellos mismos y básicos de acceso masivo. ¡Acá hay más ganas que presupuesto! 

Entonces el estilo no es solo si queda o no bien, si combina o no, también es una sumatoria de que, quien, cuando, donde y con que. Es un proceso orgánico, cultural y muy subjetivo. Y la verdad es que si los veo en la calle los aplaudo, por la valentía de ser diferentes, de que les importe solo divertirse y mantener un mensaje frente a los demás: "me importa un carajo lo que opines". 

Atte, AF. 


Acá las fotos de la discordia que levantaron polvareda en Facebook. 


 A ella le criticaron la falda. A mi es lo que más me gusta. 


¿Es él o ella? ¡Qué importa! La androginia es un valor muy actual.

A él le revoco su licencia para vestir.  

A ella no la criticaron. Claro, es flaca y minimalista. Safe.

A ella le cuestionaron las zapas. No sabían que es lo más cool del momento.  

Fue con poncho motivado por la gráfica del BAF.  

 
Le dijeron Victoria Vanucci embarazada. 

Es flaca y tiene remera de Cazador. Que le podés decir.  

A él le dijeron "gente fea".  Es un moderno más, déjenlo vivir.  

El rollo y el tiro alto generaron poca adhesión.  

Ella si que está fea. Pero es más culpa del PH que no supo decir "NO". 

La amé. Lástima el pelo.  

Él está supér cool. Y también con zapas deportivas.


Y les dejo las carreras de nuestra Escuela. Fotografía de Moda y Producción de Moda y Estilismo. Más Info!






Mail: escuela@adrianfagetti.com
Tel: 011 4305 0674
Twitter: @AFagetti
Instagram: escuelaafagetti

12 de febrero de 2014

Casado con la moda.

Cuando pensamos en el amor ¿en qué pensamos? Familia, pareja, amigos. ¿Amantes? ¿Mascotas? Rara vez Cupido desvía sus flechas a otros blancos. ¿Que sucedería si sumáramos al trabajo a la lista de amores? Posiblemente veríamos una lluvia de tomates podridos cayendo sobre nosotros. Porque el trabajo es eso que nos toma 8hs diarias de sufrimiento tolerado. O casi.

Pero supongamos por un segundo que hacemos nuestro trabajo sin esfuerzo, que nos gusta tanto que lo haríamos gratis. Freaks totales, ¿no creen? En la moda, esto se da de manera constante. Quizás porque tiene una veta creativa fuerte y para muchos de nosotros es un chivo expiatorio del artista que no nos animamos a ser. O que no nos creemos capaces de ser. La realidad es que mucho del trabajo que se realiza tiene una enorme carga estética, y bien podría estar colgado en un museo. Eso te llena de amor por el producto que realizás. Y ahí es donde la moda se vuelve contagiosa, como una viruela de tacos altos. 

Pensando en esa relación un tanto bastarda que tengo con la moda fue que se me ocurrió hacer mi primera (y por el momento única) nota de novias. Se la propuse a Jimena Nahón, Directora de Catalogue, y me dio luz verde. Ahora el desafío era hacer una nota de novias con mi estilo. 

Para inspirarme pensé en que le sugeriría a mis amigas si viniesen a preguntarme como lucir en sus bodas. Mi amiga la práctica llevaría traje pantalón, mi amiga la naïve, volados, la básica se casaría de jogging, la boluda total iría como un gran merengue y la hippie roñosa con algo más étnico (ojo, las amo a todas). 

El estilismo lo armamos con Candela Perez Carrera, que nunca se va a casar y va a morir sola en una nube de gatos, y las fotos las sacó William Kano, que es lo más. La modelo fue Dana Almada, que leía 50 Sombras de Grey mientras la peinaban y contaba las escenas porno del libro. Un ambiente ideal. El resultado fue una nota que aún me gusta, por lo básica y elegante que quedó. 

 Atte, AF. Un tonto enamorado. 



    



    







 



Si vos también amás la moda y querés formarte te presentamos nuestra modalidad Online, para que estudies desde tu casa. ¡Averiguá por las promociones! 
Info e inscripciones: escuela@adrianfagetti.com - www.escuelaaf.com.ar







Mail: escuela@adrianfagetti.com
Tel: 011 4305 0674
Twitter: @AFagetti
Instagram: escuelaafagetti


11 de febrero de 2014

Optimismo a prueba de balas.

Reunión de amigos. Gente nueva que uno no conoce. Te preguntan a que te dedicás, respondés que trabajás en moda, produciendo fotografía de moda y afines. Las reacciones son siempre positivas. Nuestro trabajo es percibido por la gente como creativo, libre, glamoroso, etc. Y en verdad, lo es. 

Pero toda rosa tiene sus espinas. Nuestra profesión es voluble, con ocupación fluctuante, carece de sindicato, no hay tarifas claras en el mercado. Existe un canibalismo latente entre colegas, no hay demasiada lealtad de las marcas hacia sus proveedores, ya que velan por sus intereses comerciales, como debe ser, claro, y solo en contados casos generan relación a largo plazo.


Toda rosa tiene sus espinas baby.


Entonces ¿se puede realmente vivir de la moda? ¿Se pueden pagar las cuentas, el alquiler? ¿Ahorrar? La respuesta no es sencilla. La supervivencia es una suma de factores que se podrían resumir en dos: talento y perseverancia. He visto como gente con mucho más talento del que yo poseo ha quedado en el camino, y gente sin gusto ni criterio está trabajando. Como dice mi Papá, faro de la poesía moderna: "El burro no coge por lindo, sino por cargoso" (gracias George por tanta magia...)

¿El secreto para ingresar? Yo creo firmemente en que hay que molestar hasta que alguien te preste atención. ¿El secreto para permanecer? Cintura y flexibilidad con los pedidos de los clientes, pantalones flojos con los presupuestos (pero siempre con dignidad, claro), trabajo duro, mucha vocación y por sobre todo una enorme cuota de OPTIMISMO. Porque a veces el teléfono suena toda la semana sin parar, y a veces no suena, no suena, no suena... 

Ser optimista a prueba de balas no significa ser idiota. Significa ser proactivo, al salir a buscar trabajo si no te llega. Ser resiliente, saliendo fortalecido de situaciones adversas. Significa ser paciente si no pasa nada durante un tiempo, y eficiente si pasa todo de golpe. 

En resumen, esta profesión es creativa, libre y glamorosa, al mismo tiempo que tirana y competitiva. Una carrera, como diría mi amiga Verónica Batinc, donde hay que forjarse como ser humano y crecer, o morir en el intento. 
     

Atte, AF. 

Pd: Espero no haya quedado muy agrio el Post. A veces hay que hablar de cosas más serias creo. Mañana prometo algo más picaresco. 




10 de febrero de 2014

Raro, excéntrico y oscuro: ¡la venganza de un niño solitario!

Meditando sobre este post pensaba cual sería el tema a tratar: ¿sexo, muerte, locura, caos? Qué personaje oscuro resulté ser detrás de mi máscara de feliz ciudadano proactivo. 

Enfocado en ese aspecto de mi persona recordé un poema que redacté en la primaria, y que la maestra aborreció; hablaba sobre corazones carbonizados y cenizas y tripas. Un niño solitario puede ser tan poco atractivo para la docente desprevenida.

En mi lejana (bueno, no tan lejana) infancia me sentía impopular, gordo, freak, nerd, ñoño, gay. Ahh, las delicias de la juventud. Acné y desolación. Pasados esos días y superado el trance hoy afirmo: raro es bueno, es audacia, es marca personal. Raro es poético. 

Y pensando en los chicos excéntricos del barrio, me vinieron a la mente algunos caciques definitorios del estilo, pero esta vez decidí someterlos a uno de mis favoritos: Tim Burton (¡él si que debe haber sido raro en su infancia!) 

Del papá del Joven Manos de Tijeras hemos visto todo. Pero he aquí una joyita poco conocida de su factoría, su ópera prima: Vincent, de 1982. Por favor si no la vieron tomen 5 minutos de su vida y deposítenlos en este plazo fijo de oscuridad y melancolía. 



Vincent.


Para ampliar el concepto de raro y oscuro, comparto con uds. algo que descubrí este fin de semana pasado en el MAMBA (Museo de Arte Moderno de Bs As -Av. San Juan 350) mientras visitaba las muestras. 

Aterrador, macabro, aniñado y sobrecogedor: fábulas que espantan y conmueven, así son los videos que realiza la pareja Cristóbal León y Joaquín Cociña. Artistas chilenos, trabajan el video arte desde el stop motion, creando escenografías en espacios reducidos que mutan y se transforman adentrándonos en un universo onírico y aterrador. Amé cada uno de sus videos. Les dejo dos, y háganse un favor, no dejen de ir a verlos al Museo. 




Lucía. 



Luis. 


Y reptando desde el costado más oscuro de mí, les dejo una de mis producciones favoritas: la mujer-momia-vagabunda. Una creación fotografiada por mi amigo William Kano, un artista de la fotografía de moda. La nota fue publicada en Catalogue Book.
Ojalá eclipse su día.   


Atte, AF. 



Momificada con sus joyas, como los antiguos egipcios. 


El pelo fue una re interpretación del look de los años 20's.


Luz continua, sombras intensas y transparencias etéreas.  


 Fantasmal. Estas las hicimos en el subte, under the poncho.


La puerta es la entrada del círculo de militares. Obvio nos sacaron a patadas.


 Homeless chic, uno de mis estilismos fetiche.


En Plaza San Martín. Ella moría de frío. Que sádicos... 


 En su descanso eterno. QDEP.


Y continuamos con el concurso Argentina's Next Top Fashion Student! Si aún no te enteraste de que va, escribinos a escuela@adrianfagetti.com participá y ganá una beca completa. 





Twitter: @AFagetti
Instagram: escuelaafagetti